Login
 
Main Data
Author: Javier Gálvez
Title: Homo Homini Lupus Porqué somos como somos
Publisher: Books on Demand
ISBN/ISSN: 9788413266480
Edition: 1
Price: CHF 4.30
Publication date: 01/01/2020
Content
Category: Politik, Gesellschaft, Arbeit
Language: Spanish
Technical Data
Pages: 302
Kopierschutz: Wasserzeichen
Geräte: PC/MAC/eReader/Tablet
Formate: ePUB
Table of contents
Este libro narra la historia de la humanidad como nunca supieron (o quisieron) contarla; y describe las razones por las cuales, siendo el hombre por su virtud un animal bueno, social e integrado en la naturaleza, se ha convertido en un ser despiadado, egoísta y destructor. La historia que narramos es incómoda, cruda y directa. Quien no esté preparado para leerla, no abra este libro. Quien está todavía convencido que el hombre es un animal superior, que además se autodenominó "sapiens", y que fue creado para dominar el mundo, no abra este libro, compre un juego donde él resulte fácilmente vencedor; y si por acaso le ocurriese perder, pueda recomenzar sin consecuencias. En este mundo, en esta vida, no se puede recomenzar. Javier Gálvez, 81, ha escrito además que varios ensayos y traducciones, una Historia de la Filosofía que ha llegado al VIII tomo, de los diez previstos
Table of contents
> Porqué somos como somos.

Para aquellos que no han tenido la suerte de estudiar el latín aclaramos que Homo homini lupus es una locución latina, aun en uso en la actualidad, que significa el hombre es el lobo del hombre y se cita con frecuencia cuando se hace referencia a los horrores que la especie humana es capaz de cometer en contra de los mismos hombres, es decir en contra de su misma especie.   

Fue el gran comediógrafo latino Plauto (254-184 a.C.) quien la usó por primera vez en su obra Asinaria, donde dice Lupus est homo homini, non homo, quom qualis sit non novit, que literalmente significa Lobo es el hombre para el hombre, y no es hombre cuando desconoce quién es el otro. Más correcto sería hoy decir cuando no quiere reconocer en el otro a su hermano. 

La frase se popularizó en el siglo XVII cuando el filósofo inglés Thomas Hobbes la introdujo en su obra De Cive (La ciudad). Hobbes atribuía al egoísmo los males de nuestra sociedad, aunque esta intentase hipócritamente corregir el comportamiento humano favoreciendo la convivencia. El objetivo de Hobbes era, sin embargo, justificar por medio de su obra el principio de que para conseguir un gobierno justo y pacífico era necesario recurrir a una monarquía absoluta. Este breve preámbulo nos lleva al tema que queremos desarrollar en este libro y que quiere responder al quesito: ¿por qué somos como somos?, ¿porqué somos lobos contra lobos? ¿por qué somos lobos en contra de la naturaleza? 

Hace solo pocas décadas la humanidad entera se encontraba inmóvil ante los televisores observando la más grande, magnífica e increíble conquista tecnológica del hombre: el desembarque en la Luna. Nos sentíamos orgullosos. Todos los logros de la sabiduría estaban bajo nuestros ojos. El hombre, engreído por sus alcances y su superioridad respecto a los otros seres habitantes de esta tierra, sentía más que nunca el sentido antropocéntrico de la propia existencia y por una vez, en una noche mágica, compartió idealmente, con un raro sentido emocional cosmopolita, sus sentimientos con toda la humanidad. 

La haza ña del hombre había sido posible gracias a ese maravilloso invento que ha sido la computadora. Sin el empleo de esta potente y confiable máquina estaríamos todavía volando como pájaros, en aviones inseguros y tambaleantes; estaríamos haciendo las cuentas a mano o, a lo mejor, con el calculador mecánico de manivela inventado por el grande matemático y filósofo francés del XVII siglo Blaise Pascal (la Pascalina, perfeccionada luego por el matemático alemán Leibnitz); y estaríamos esperando de conocer las noticias, con días de atraso, transmitidas por todo el mundo con el telégrafo.

Podríamos nunca terminar indicando lo